martes, 20 de julio de 2010

Donde comer Carne, Donde disfrutar de LA PARRILLA!!!!

Hay un placer venezolanísimo, que es el de preparar una buena Parrilla o barbacoa el fin de semana, en la casa, donde los amigos, en la playa... y con la unica excusa de reunirnos, compartir y disfrutar de una buena punta, un solomo de cuerito o un buen bife de chorizo, y si no contamos con el espacio o la virtud de saber cocinar una buena parrilla, Venezuela y especialmente Caracas, tiene varios sitios donde comerse ese buen pedazo de carne, entre risas y sangría o un buen vino tinto, frente a una tabla de madera, iniciando tal vez con una nata y arepitas, queso a la plancha y una ensaladita cesar de berro o la ensalada con palmito, haciendole la introducción al protagonista "La carne", que ya su olor en los carbones y en muchos casos acompañado de leña o un buen madero nos ipnotiza, rindiendonos a pedir una probadita de cuando en cuando. Algunos le gusta casi cruda o vuelta y vuelta, para saciar sus debilidades por la sangre o sus conplejos de vampiro, a otros término medio, que según muchos es la mejor manera de comer la carne, otros tres cuartos que con el tiempo se ha vuelto mi favorita y la última es bien cocida que la contextura de la carne cambia radicalmente, pero muchos cortes lo aguantan con cierta honorabilidad y sabor. Por supuesto, la parrilla siempre viene acompañada, de chorizo y morcilla (si es carupanera mejor), yuca hervida o frita, bollitos o cachapitas, aveces no muy común en restaurantes, la parrilla la acompañan las papas, auyamas y pimientos puestos al carbón, pero lo que nunca falta es la infalible guasacaca y el bien ponderado picante.

En Caracas, esta el restaurante de siempre La Estancia, tiene unos cortes especialisimos y unas preparaciones del más allá, mi preferido el steak pimienta, sin embargo, la calidad de la parrilla es "A número 1" como quien dice, y tiene distintas salas o ambientes rodeado de árboles y verde, con la historia de Venezuela contada en sus paredes a través de fotos y cuadros de la época. El Maute Grill, le precede su grato ambiente, una casa de esas como de antaño te esperan al entrar con una patio llena de helechos en el centro, rodeado por mesas, mucha gente y conversa, mesoneros diligentes, un sitio agradable y de buena parrilla, también tenemos espacios más elegantes que te llaman para compartir una noche de jueves o viernes, como es el Lee Hamilton en la Castellana, a parte de sus especialidades de carnes, te ofrecen un ambiente relajante, una barra intima y música para disfrutar, ideal para compartir con amigos o hacer negocios por su versatilidad en los espacios. Uno de los consentidos es Tarzilandia, pegadito a las faldas del cerro Avila, muy cerquita de la entrada de Sabas Nieves, el sitio ideal para niños y adultos, por el fresco clima, la exuberante vegetación parte de su estructura, y ser un zoológico de aves, como los loros y cacatuas, una atención de las mejores y precios aún razonables. El Belle Vue, también goza de un clima exquisito y una vista envidiable, por la vía del Solar del Hatillo, encontramos esta restaurante detrás de una muralla de piedras, que goza de un estilo particular, en el que los espacios comparten la vista y el brillo del cielo, excepto la barra que se esconde para generar un rincón diferente al de los comensales, la ensalada cesar del lugar es una de las mejores, y la carne siempre buena, no obstante, tengo que advertir que es una de las parrillas más costosas de la ciudad.
Siempre estará El Alazán, que cualquier día de la semana hay gente, parrilla dispuesta, y escoces en la mesa, uno de los favoritos de los caraqueños, también estan en una onda más dominical El Brasero del Marquéz y el Parador de Caurimare, que sus ambientes son más informales, y encuentras el bollito de maiz, la parrilla de pollo o el pollo asado, el menú infantil y una parrilla que no deja de humear. 

Restaurantes, sitios, rincones de parrilla y carne, hay muchos más en esta ciudad, que parece que después de la arepa, caraota y queso blanco, la carne tiene un puesto muy especial en nuestros hábitos para la comunicación, cualquier conversación es mejor si hay una parrilla de por medio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Este espacio esta dedicado, sólo para hablar, compartir, proponer y si es necesario advertir, acerca de los sitios ideales de nuestras ciudades para ir a comer rico. Recuerde olvidarse de palabras inapropiadas, temas políticos o cualquier otro que le reste gusto a su paladar.